Mayormente despejado

3°C

Martos

Mayormente despejado

Humedad: 73%

Viento: 11.27 km/h



NEUMÁTICOS GOCA - SERVICIO 24H

El pasado sábado, en el salón de actos del colegio San Antonio de Padua, tuvo lugar el Pregón de la Amargura 2018, un pregón declamado por Carlos Jesús Pérez Fernández al que acompañaron sus amigos y familiares.

El vigésimo cuarto pregón de la Amargura se realizó en un ambiente acogedor, donde no faltaron los más allegados del que sería el protagonista aquella noche. Presentado por dos amigos, José Cuesta y Emilio López, contaron de Carlos Jesús Pérez cómo se conocieron, cómo era en su infancia y cómo había crecido entre la calle Dos de mayo y la Parroquia de San Juan de Dios, donde se conocieron. Tras la introducción, presentadores y pregonero se fundieron en un abrazo, donde se dijeron lo que no pudieron con palabras.

Llegó el turno del protagonista. Llegó al atril, respiró y bebió agua. El momento había llegado y llegó en forma de poesía. Así comenzó Carlos Jesús Pérez Fernández el Pregón de la Amargura. En él contó sus vivencias, el cómo, a través de su hermano, había llegado a la Cofradía que aquel día pregonaba. Contó también cómo, por aquel entonces, se convirtió en el costalero más joven de la hermandad y cómo necesitó un permiso paterno para hacer realidad su sueño de ser costalero, así como alguna que otra anécdota que llevó a los presentes a a revivir tiempo atrás.

Pérez Fernández, marteño en la distancia y un enamorado de su pueblo, aprovechó la ocasión para hablar de toda la Semana Santa y relató cómo vivía la Pasión marteña, desde el Domingo de Ramos hasta su fin, en el Domingo de Resurección. Poniendo en valor, de nuevo en su pueblo, una de las semanas más importantes para el pueblo de Martos.