Mayormente despejado

3°C

Martos

Mayormente despejado

Humedad: 73%

Viento: 11.27 km/h





Grupo Salvador - El nido del Bebé - Los tres reyes magos - Almacenes Salvador

El Flamenco, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, tomó la noche del sábado, como viene siendo habitual durante los últimos treinta y ocho años, en los que se viene celebrando esta noche.

1501 2 2

Este año era algo especial, ya que la Peña Flamenca de Martos cumple su treinta aniversario, y por ello se mostraban ‘orgullosos por poder realizar esta velada, con el apoyo del Ayuntamiento de Martos y de todos los socios de la peña, puesto que sin ellos esto no sería posible’, explicaba Manuel López, Presidente de la Peña Flamenca.

 

El Auditorio Municipal fue le marco donde se celebró el acto, acogiendo a decenas de amantes del flamenco. Una velada que no defraudó, que aspiraba alto y consiguió cruzar ese listón. Al cante, Antonio Reyes, un cantaor flamenco que se encuentra en la plenitud de su carrera y con una experiencia innata que ha adquirido, y seguirá haciéndolo, en los festivales flamencos de la mayoría de las ciudades y pueblos de Andalucía. Aroa Cala y Miguel del Pino fueron los otros dos que pusieron su voz al servicio del público y del flamenco, siendo ambas actuaciones impecables. Al toque los acompañaron Manuel Silveria, ‘viejo’ conocido de Martos, y Manuel Marín.

Otro de los puntos álgidos de la noche fue el baile, que corrió a cargo de Marta Guillén y su cuadro flamenco. Marta apareció sobre le escenario con los colores más típicos de los trajes de baile, negro y rojo, cuando su cuadro comenzó a regalarnos sus sones los oídos se deleitaban con el arte de los acompañantes, pero cuando Guillén se dispuso a dar sus primeros pasos, ya se intuía lo que iba a suceder, y es que los ‘olés’ y las palmas no dejaron de oírse durante toda su actuación, siendo la más grata sorpresa de la noche.